El Procurador

El Procurador de los Tribunales es un Licenciado en Derecho, inscrito en su respectivo colegio de procuradores. La figura del procurador se encuentra regulada en la LOPJ (arts. 543 a 546) en la LEC (ARTS. 23 A 34) y está regida por el Estatuto General de los Procuradores de los Tribunales de España (R.D. 1281/2002 de 5 de Diciembre).

La procura es una profesión libre, independiente y colegiada que tiene como principal misión la representación técnica de quienes sean parte en cualquier clase de procedimiento. Los profesionales que la integran respetan y aplican su propio código deontológico

Entre sus funciones encontramos la colaboración con los Órganos Jurisdiccionales en la administración de la Justicia. Defender con profesionalidad los intereses de sus representados guardando secreto profesional de la información que éstos les revelen.

Concurren de esta forma dos facetas: La pública, que desarrolla ante los Órganos Jurisdiccionales, y la privada, como representante de la parte a la que se vincula mediante un contrato de mandato.

De acuerdo con el artículo 543 de la LOPJ, corresponde exclusivamente a los procuradores la representación de las partes en todo tipo de proceso (salvo cuando la ley autorice otra cosa). Principio general es el de que las partes puedan designar libremente a sus procuradores siempre que éstos reúnan los requisitos exigidos por las leyes (art. 545 de la LOPJ) y, de manera coordinada, el Estatuto General de los Procuradores de los Tribunales de España, establece que la Procura es una profesión libre, independiente y colegiada que tiene como principal misión la representación técnica de quienes sean parte en cualquier clase de procedimiento (art. 1,1).

Anuncios